El dólar siempre es noticia

Pubicado enDeja un comentarioCategoríasBlog

El dólar es sin duda un tema que preocupa a los miembros del Ministerio de Economía y el directorio del Banco Central de la República Argentina, ya que de ellos dependen para poder pagar obligaciones y deudas internas y externas. También es importante para las empresas y ahorristas que desean preservar de alguna forma sus valores o activos. Lo mismo ocurre por supuesto, para quien tiene deudas asumidas, pues muchas tienen a esta moneda de referencia.

Curiosamente, ya en 1962, el humorista Tato Bores, insistía sobre la avidez de los argentinos por adquirir este billete y bromeaba diciendo que algún día los habitantes de la Argentina comprarían todas las reservas de USA y terminarían dominando esa nación. Un chiste irónico, que cuando surgen problemas en la economía o saltos abruptos de esta moneda, vuelve a aparecer en medios y redes sociales.

¿Cómo llegó el dólar a ser tan importante para el país? Empresas de compra y venta de este valor con muchos años de experiencia en esta actividad, como Berlin Cambio, señalan que si bien con cierta fluctuación obedeciendo a momentos puntuales en la hsitoria, la demanda por esta moneda ha sido constante a lo largo del tiempo.

Y es que se trata de una forma de atesorar y proteger los ahorros personales; es la manera elegida para tener tranquilidad, si la intención es preservar el capital o los pequeños extras que se tienen. Históricamente ha sido así y poco a cambiado.

Es cierto que el billete verde es el medio que maneja todo el mundo, los organismos de crédito prestan dinero en esta opción; el comercio internacional se mide de la misma manera, por lo que es cierto que su dominio es claro en las reservas mundiales. Se trata de una economía prácticamente dolarizada en cada rincón del planeta.

Incluso países como China, que en los últimos años se ha mostrado como una potencia al nivel de los Estados Unidos, no impone su moneda en otras naciones de la misma manera.

Internamente, la cronología de varias situaciones en el país, contribuyeron en el mismo sentido. Desde ocasiones en las que su moneda local perdió bruscamente el valor, pasando por experiencias como el corralito del 2001, con restricciones para retirar el dinero, en la memoria de muchos habitantes de la Argentina subsiste una desconfianza estructural y crónica con respecto a los valores nacionales.

Relacionado con el punto anterior se encuentra el hecho de que, al devaluarse el peso, los formadores de precios suelen remarcar los productos por temor a incrementos mayores que compliquen o hagan imposible adquirir o reponer materia prima. Esta acción que para algunos es especulativa y para otros lógica, si se atiende a lo que suele suceder en general, es en cualquier caso bastante extraordinaria. Lo común es aumentar los precios cuando sube el dólar y no cuando se devalúa la propia moneda. De aquí, que la relación entre inflación y dólar también sea tan estrecha.

Otros ingredientes han contribuido a aumentar aún más la importancia de este valor. Por ejemplo, la llegada en el 2011 del llamado dólar blue o negro. Se trata de una cotización no legal que básicamente refleja lo que el mercado está dispuesto a pagar por el bien verde. Se puede leer más  sobre este producto en páginas especializadas pero es notable cómo los actores particulares o corporativos están dispuestos a pagar un “sobreprecio” de más del 20 o 30 por ciento, con respecto al valor oficial; una muestra de que la pasión por esta moneda está lejos de apagarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *